Mons Lugones presentó en UNESCO, París, a Cuidadores de la Casa Común

Cuidadores en la UNESCO

En UNESCO, París, Mons. Lugones dijo en el informe sobre Cuidadores de la Casa Común:

Los sujetos protagonistas de esta experiencia son jóvenes cuyos derechos básicos son vulnerados”

“Los sujetos protagonistas de esta experiencia son jóvenes cuyos derechos básicos son vulnerados y sufren los padecimientos propios de la cultura del descarte. No tienen posibilidades de estudio y ni de trabajo, algunos están judicializados, a quienes más golpean las políticas neoliberales que devastan la región”, expresó Mons. Jorge Lugones, Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y obispo de Lomas de Zamora, en la presentación del Movimiento Cuidadores de la Casa Común, del cual es coordinador general, ante la UNESCO en París, durante el simposio internacional “¿Cuál es el futuro del trabajo en la transición ecológica?”.

«Diálogo y consensos para la construcción de la amistad y la paz social”

Mons. Lugones al comenzar su exposición describió el contexto actual: “Hoy desde la Pastoral Social escuchamos, recibimos a los trabajadores sindicalizados, los movimientos sociales, los cooperativistas, mutualistas y empresarios con los que reflexionamos los desafíos, problemas que plantea hoy el trabajo, siempre teniendo presente, como dice el Papa Francisco, la espiritualidad del encuentro que implica diálogo y consensos para la construcción de la amistad y la paz social”

“Pensamos que en este contexto de alta concentración de la riqueza en pocas manos, del continuo deterioro de la casa común, de la profundización de la cultura del descarte y de los mayores niveles de desigualdad o inequidad que hayamos experimentado; es necesario descubrir claves para el desafío del trabajo”, dijo el prelado.

“Crear trabajo implica sublevarse contra el mercado y exigir al estado que se comprometa: Apostar a una nueva economía y una nueva política; Luchar por las 3 T del papa Francisco: Tierra, Techo y Trabajo; Organizar y unir a todo/as lo/as trabajadores; Participar en las decisiones políticas y económicas: movilizarse y exigir; Generar Convenciones colectivas de trabajo o acuerdos; Universalizar el salario social; Apostar a nuevas formas asociativas, nuevas normas municipales, provinciales y nacionales que obstaculizan por su burocracia la agilidad en los tiempos de constitución de cooperativas y otras formas de asociación”, refirió el obispo.

Por otro lado, señaló que la dirigencia debe asumir algunas características: “Misión profética y creativa: dignidad del trabajo y cuidado de la casa común; Combatir la corrupción y Educar para la solidaridad”.

Una forma creativa de gestar trabajo digno”

Los Cuidadores de la Casa Común son nuevos trabajadores. Es una forma creativa de gestar trabajo digno en la transición ecológica y solidaria. Laudato Si’ invita a generar nuevos modos de producir. A discutir y disputar el capitalismo y mucho más el capitalismo salvaje. Dice Francisco que el sistema económico y social es injusto en su raíz, que debemos decir no a la economía de la exclusión y la desigualdad social, que esta economía mata”, manifestó Mons. Lugones.

“Los sujetos protagonistas de esta experiencia son jóvenes cuyos derechos básicos son vulnerados y sufren los padecimientos propios de la cultura del descarte. No tienen posibilidades de estudio y ni de trabajo, algunos están judicializados, a quienes más golpean las políticas neoliberales que devastan la región”, destacó en su informe.

Generar nuevos modos de producción y de consumo”

“En el aspecto de generar nuevos modos de producción y de consumo, desarrollamos alianzas estratégicas con las universidades, los espacios de tecnología aplicada, los centros de formación profesional. Buscamos llegar a los conocimientos y producción emergentes de nuestra época.  Ingresar en las discusiones estructurales, por ejemplo, la de la matriz energética”, dijo.

“Hoy la relación entre mercado laboral y juventud de sectores populares es sumamente disfuncional y problemática. Muchas experiencias fracasan al presuponer que se trata de capacitarlos y mejorar sus condiciones de empleabilidad porque existe un mercado laboral que los espera si esas condiciones se cumplen. En el mejor de los casos los esperan trabajo precario, con magras remuneraciones y condiciones indignas, cuando no degradantes” expresó Mons. Lugones.

El presidente de la Pastoral Social en su exposición en la UNESCO señaló los fundamentos de la formación integral:“Es un proceso permanente que refuerza las capacidades socio-laborales y técnicas específicas. Trabaja en profundidad Laudato Si’ a partir de materiales educativos elaborados a tal fin desde la educación popular”.

Cuidadores de la Casa Común surgió en 2015 en Argentina como una respuesta a la exhortación del Papa Francisco en Laudato Si’, está conformado por una red de organizaciones y referentes sociales, lo integran unos 3000 jóvenes en 16 provincias distribuidos en más de 62 barrios populares quienes participan de las propuestas elaboradas en los siguientes ejes temáticos: Trabajo con la Tierra; La cuestión del Agua; Industrias y Productos Culturales; Energías Limpias; Alimentos Saludables; Reciclado; Promoción y Gestión Ambiental.

Participaron representantes de diversos países

Es de destacar que al finalizar su exposición Mons. Lugones fue despedido con un prolongado aplauso por un auditorio integrado por personalidades internacionales. También participaron del encuentro miembros de Cuidadores entre ellos la Lic. Martha Arriola, directora ejecutiva; la Dra. Sonia Herrera presidenta de la Fundación Estudios Regionales, la cual gestiona el proyecto, y la teóloga argentina Emilce Cuda.

Más 500 participantes reflexionaron sobre los nuevos modos de trabajo digno en esta etapa histórica mundial, con el desafío de pensarnos desde un nuevo paradigma de cuidado de la casa común, durante el coloquio coordinando por el CERAS (Centro de Investigación y Acción Social) de la Compañía de Jesús en Francia; la OIT (Organización Internacional del Trabajo), que celebra su centenario; el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, entre otros.

El simposio se organizó en el marco de la labor previa de una de las comisiones de la OIT que se dedica a indagar el mundo del trabajo después de Laudato Si’. Fueron tres días de exposiciones de representantes de diversas organizaciones, universidades e institutos de Francia, Alemania, Italia, India, EE.UU, México, Nicaragua, Argentina, entre otros.